Photo_1593704830824

Cronología de un atroz crimen

Con información de EstamosAquí Mx
106945920_2466247790333814_7714098384069932140_nCronología del atroz homicidio en la colonia Leandro Valle al oriente de la ciudad de Mérida, donde surgió el “Caníbal de la Macro”, un asesino sumamente sangriento.
El pasado domingo 28 de junio el joven Roberto Fuentes Amaro, de 22 años, salió de su casa rumbo a la Macro Plaza, desde ese día no se supo nada más de él. Sus familiares reportaron su extravío en las redes sociales, lo que se viralizó.
Posteriormente trascendió que se citó con una persona de su misma edad 22 años, que más tarde se convertiría en su homicida, según las pesquisas integradas por las autoridades policiacas.
Roberto y su agresor se trasladaron a una vivienda de la Leandro Valle, donde estuvieron ingiriendo bebidas alcohólicas hasta altas horas de la noche. El ahora asesino le propuso tener intimidad, a lo que Fuentes Amaro se negó.
El alocado sujeto, quien vivía solo, debido a que había consumido drogas insistió al joven con propuestas indecorosas siendo rechazado, lo que derivó que agrediera al joven.
Ambos riñeron, pero Roberto fue superado por el “Caníbal” que lo dejó inconsciente y luego lo privó de la vida. El sujeto empezó a pensar qué hacer con el cadáver, el cual comenzó a desollar en varias partes.
Al día siguiente comenzó a cocinar parte de la carne que incluso comió, y la otra parte la ofreció en la colonia en 20 pesos el kilo. Allí la gente empezó a sospechar que algo había hecho.
El sujeto, para tratar de desaparecer los restos del joven, los tiró repartidos en un terreno baldío; huesos en el pozo y otros en el patio. Los vecinos de la zona empezaron a sentir olores fétidos de ese lugar por lo que dieron aviso a las autoridades policiacas el miércoles.
Alrededor de las 10 de la noche del miércoles, los oficiales llegaron al sitio y procedieron entrar al terreno donde hicieron el hallazgo de varios huesos, debido a la maleza esperaron hasta el jueves a primera hora para realizar todas las investigaciones, siendo acordonada la calle.
Los investigadores y periciales de la FGE al llegar en la escena del asesinato empezaron a sospechar que un crimen de alto impacto había ocurrido, ante la manera extraña en la que estaban los restos.
“Aquí hay canibalismo, por la forma en que están los huesos” escuchó decir un vecino a los agentes policiacos que entrevistaron a los colonos, quienes cooperaron y señalaron que días atrás un sujeto estaba ofreciendo carne, lo que fue una gran pista y detonante para capturar al asesino ahora llamado “El Caníbal de la Macro”.
Incluso para poder detectar más restos en el baldío, se utilizaron binomios caninos de la Secretaría de Seguridad Pública que fue de mucha ayuda.
Las investigaciones de la Policía Estatal de Investigación (PEI), SSP y Fiscalía General del Estado fueron certeras haciendo una buena labor que rindió frutos con la aprehensión del sangriento homicida.
Este crimen ha sacudido las fibras de los yucatecos por la manera en que se cometió algo que no se había tenido desde hace años, haciendo recordar al “Caníbal de la Lázaro Cárdenas”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *