image001

Sistema de Justicia de Yucatán tumefacto y podrido

 

Hedor de la podredumbre, la corrupción, el tráfico de influencias insoportable

 

Esta mañana un grupo de hombres y mujeres de la agrupación “YA NOS MAS NEGOCIOS CON NUESTROS HIJOS” se manifestaron frente a Palacio de Goobierno para protestar en contra de la putrefacción y corrupción que impera en el Poder Judicial del Estado de Yucatán en el área de Justicia Familiar.

Encabezados por Dariana Quintal Narváez los manifestantes cerraron la calle 61 frente a la sede del ejecutivo durante varios minutos exigiendo un alto a la corrupción y la violencia insitucional contra las mujeres desde el Poder Judicial del Estado de Yucatán, de manera especial en los juzgados de oralidad familiar.

El plantón que por cierto no ha sido dado a conocer en los portales de Internet vendidos al Gobierno del Estado o que reciben unos cuantos pesos al mes por publicidad a cambio  que mantengan cerrado el “hocico” ante las injusticias,  y atropellos que imperan  y / o dañar la imagen del Ejecutivo Estatal, inició desde las 10 de la mañana del lunes y proseguirá un par de días más.

Dariana Quintal Narváez, y los manifestantes exhibieron a los jueces de justicia familiar oral,  Rosa Isela Sandoval Duran y a Pedro Raymundo Alfaro por actos de corrupción, trafico de influencia, abuso de autoridad.

Las graves denuncias por corrupción, tráfico de influencias y toda clase de podredumbre y miasma que prevalece en el Poder Judicial del Estado de Yucatán, se hicieron extensivas al Centro de Convivencia Familiar del Estado de Yucatán (CECOFAY) lugar donde prevalece el mal trato a los menores, el hacinamiento, instalaciones adecuadas entre otras carencias.

Varias manifestantes que han sido despojadas de la patria potestad de sus hijos tronaron contra los jueces arriba señalados cuya honestidad ha quedado en entre dicho y los señalamientos de ser unos personajes corruptos  que han prostituido sus sentencias y dictámenes al mejor postor, basados en pruebas y dictámenes realizados por pasantes y gente que carece de formación académica y experiencia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *