kob33

Todo el peso de la ley contra homicida de Policia Ministerial

El “Vitorino”  Ángel González Kob rindió declaración ayer.
Imputará Fiscalía dos delitos a detenidos tras homicidio de policía
 La Fiscalía General del Estado imputará los delitos de homicidio calificado y homicidio en grado de tentativa contra servidores públicos, a Ángel González Kob  alias El Vitorino o “1oo toneladas de crimen”y su espossa Nidia Rebeca Pérez Euán  detenidos el pasado martes en esta capital, por su participación directa en los hechos que costaron la vida a un agente de la Policía Estatal de Investigación (PEI) Felipe Blanco Méndez, y graves lesiones a otro elemento de dicha corporación.
Con las diligencias realizadas por la FGE consistentes en entrevistas a víctimas, testigos de hechos y pruebas periciales se ha establecido la autoría de dichas personas en la comisión de los delitos mencionados.
De acuerdo la investigación se puede advertir que se trata de un hecho aislado y por consiguiente se descarta cualquier relación con el tema de delincuencia organizada o algún ataque a la Fiscalía o alguna otra autoridad del Estado.
Otras líneas
A raíz del caso tampoco se descarta que Ángel González Kob y su mujer Nidia Rebeca Pérez Euán  estén implicados extorsiones y secuestros en el Sur de Quintana Roo.
Ambos tienen su domicilio Caobas, perteneciente al municipio de Othón P. Blanco, en el vecino Quintana Roo, a quien se le liga con actos vinculados a la extorsión y el secuestro en la región Sur de aquella entidad.
En días pasados el padre de González Kob fue secuestrado y por lo cual tiene conocimiento del grupo delictivo que perpetró el hecho
Aún cuando las autoidades han negado que los hechos registrados el martes con el ataque a dos agentes de seguridad, uno de ellos ejecutado y el otro resultó seriamente lesionado, tengan relación con el crimen organizado, información recabada en círculos policiacos, indica que la mujer que acompañaba al presunto asesino, Angel González Cob, está ligada a actos delictivos.
En los juzgados e sujeto apodado ahora “100 toneladas de crimen” señaló que no sabía que le sucedió y que todo se le salió de control y que no tenia la intención de asesinar al oficial.
Cabe señalar que el y su mujer llevaban sendas armas de fuego y él le pidió a ella en clave que le pasara el arma, la cual le llamó “las pastillas” clave que en delincuencia organizada se le denomina a una pistola.
De acuerdo a la Secretaría de Seguridad Pública, la mujer era quien portaba en su bolso el arma que sacó su pareja con que ultimó a Felipe Nery Blanco Méndez e hirió a José Manuel Rodríguez Basto.
El tabasqueño se transportaba en una camioneta Nissan Xtrail, con placas URJ-284-F de Quintana Roo, la cual dejó abandonada en Ticul.
Ha sostenido que huía de Quintana Roo, pero su vehículo lo abandonó en dicho municipio yucateco, que se encuentra más próximo al estado de Campeche.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *