WhatsApp Image 2019-08-13 at 9.29.39 AM

Descarado tráfico de madera y especies marinas en Aduana de Progreso

Guillermo César Calderón León, administrador de la Aduana es señalado por actos de corrupción

 

Nota de POR ESTO!

 

Tras el aseguramiento de dos contenedores con maderas de presunta procedencia ilícita o en peligro de extinción, y las denuncias internas en contra del actual administrador de la Aduana de Progreso, Guillermo César Calderón León, el pasado miércoles se enviaron las muestras de la madera asegurada a la Ciudad de México para su análisis
La intervención de la Secretaría de Marina y la Policía Federal fue derivada de una denuncia, cuya copia damos a conocer y tras la cual se procedió a una inspección en la Terminal de Contenedores de Yucatán, con los resultados antes expuestos.

En la denuncia interpuesta por un funcionario de la Aduana de Progreso y la cual fue enviada a los órganos centrales del SAT se expone que desde hace varios meses se reanudó el tráfico de maderas preciosas, que en su momento POR ESTO! denunció en el 2015.

Como informamos, la diligencia inició este lunes después de una denuncia anónima, y desde el mediodía 12 agentes de la Policía Federal, en coordinación con la Secretaría de Marina-Armada de México, lograron el aseguramiento de dos contenedores llenos de madera fina de presunta procedencia ilícita, con un valor de poco más de 2 millones de pesos.
De acuerdo a la denuncia que fue enviada a los órganos centrales del SAT, a Calderón León se le señala que desde hace dos meses a la fecha cobra 150 mil pesos por cada contenedor de madera preciosas a exportar, para lo cual cuenta con la complicidad de Luis Vergara Lope Acevedo, quien es el jefe de operaciones, y el subadministrador Wilberth Briceño Ravel, junto con Iván Escobar Bravo, jefe de informática de la misma Aduana de Progreso.

El modo de operar del administrador y sus funcionarios allegados es recibir el reporte del contenedor que contiene las maderas preciosas a exportar, lo cual se le informa a Alejandro Peraza, operador del área de modulación de la Aduana de Progreso y familiar político (cuñado) de Calderón León, para que proceda a modular el contenedor sin que sea sometido a proceso de muestreo en la aduana, ya que este cargamento tiene cubierta la cuota impuesta por el administrador, que es de 150 mil pesos.
El proceso de modular consiste en validar que la mercancía del contenedor cuente con papeles en regla, que ya hayan pagado contribuciones y que las facturas que amparan la mercancía están bien y cuadren en todo.
En la denuncia se asienta que el pasado 16 de mayo fue embargado un contenedor a nombre de “Servicio Exportador del Sureste S.A de C.V.”, se trata del contenedor MSKU-9387632, ya que no pagaron la cuota establecida y el cual fue modulado el pasado 10 de mayo de este año.
En la denuncia se explica que dos semanas después de aquella diligencia de embargo, la misma empresa pagó la cantidad de 600 mil pesos por los siguientes contenedores, que describimos a continuación: TGHU-989460, PONU-831319, SCMU-4809831 y TRLU8694432.
Estos cuatro contenedores de “Servicio Exportador del Sureste S.A de C.V.”, fueron modulados el 6 de junio del 2019 y su pedimento de exportación pasó, pero de ninguna manera fueron por la aduana, ya que contenían maderas preciosas o en peligro de extinción.
Tráfico de pepino, caballito y aleta
de tiburón

En la misiva se acusa directamente a Guillermo Calderón y a Wilberth Briceño de estar embarrados en el trasiego de pepino de mar, caballito de mar y aleta de tiburón de procedencia ilícita.
En días pasados se aseguró importante cargamento de pepino de mar en una bodega que almacenaba productos de madera, cargamentos del equinodermo que salen, ya sea por el Aeropuerto de Mérida o por la Terminal de Contenedores de Yucatán, y pasan por la Aduana de Progreso y aeroportuaria.

En la denuncia se menciona que el administrador y subadministrador controlan todo lo que entra y sale del Puerto de Progreso, incluyendo cargamentos de madera, pepino de mar, caballito de mar y aleta de tiburón

En la carta se lee que el pepino de mar está enviándose a China, ese producto es amparado bajo facturas falsas y el modo de operar es utilizar contenedores en los cuales se reporta pescado fresco congelado, para no alertar a la Comisión Nacional de pesca y por lo cual se cobra 700 mil pesos por contenedor, ya sea sin factura o con factura.
El mismo procedimiento se realiza con el caballito de mar y de la misma manera con la aleta de tiburón.
La salida de estos productos marinos también se realiza tanto por mar o por aire.
En el Aeropuerto de la Ciudad de Mérida, en la sección aduanera, ante la paciencia de la Policía Federal Preventiva destacamentada en la terminal aérea, el pepino de mar y el caballito de mar salen en cargamentos declarados como pescado fresco congelado en el pedimento, pero en el interior es pepino de mar ante la vista y complacencia de la jefa de sección, Soni Rita María Peña Ramírez.
Ella determina qué mercancías pasa por rayos x y cuáles no, por lo cual los oficiales de la sección aduanera son desplazados de la sección de modulación cuando van a pasar las cajas o paquetes.
El correo en el cual se delata el modo de operar y se pide la investigación de los funcionarios aduaneros de la terminal de contenedores de Progreso y del aeropuerto fue enviado a:
contralotoic@sat.gob.mx
ricardoahued@sat.gob.mx
margaritarios-farjat@sat.gob.mx
juan.alcala@sat.gob.mx
lourdes.hernández@sat.gob.mx
catalina.calderón@sat.gob.mx

Mecánica

La mecánica de la exportación de madera consiste en que los contenedores con ese producto entran al módulo de exportación de la Aduana de Progreso o depósito fiscal, en el área denominada Almacén Fiscalizado de la Terminal de Contenedores de Yucatán.
El segundo paso: el tramitador o agente aduanal presenta el pedimento o trámite de exportación en el módulo de la Aduana de Progreso.
Cabe señalar que los contenedores no se presentan en lo general físicamente, solamente en el depósito.
Para salir a exportación los contenedores pasan por un proceso aleatorio o selección aleatoria para determinar si les toca reconocimiento aduanero o no; cuando no les toca reconocimiento aduanero se les denomina desaduanamiento libre.
En el proceso de revisión aleatoria, si al contenedor le toca reconocimiento se hace una verificación y revisión física del contenedor, cuando toca desaduanamiento libre no hay inspección física, pero se puede aplicar un operativo a esa mercancía para hacer una revisión física.
Tras la revisión se determina si se muestrea o no dicho contenedor y su producto se hace la toma de muestras, estas se envía a un laboratorio para que determine qué especie de madera a exportar obra en las muestras.
En el laboratorio se determina que la muestra no sea madera prohibida, esta se libera para su exportación y si se trata de maderas protegidas se procede al embargo del contenedor.
Tras el envío de muestras de la madera asegurada el pasado lunes, se teme que haya habido manipulación de evidencias y suplantación de muestras para que el negocio continúe sin mayor problema.

 

 

Antecedentes del trasiego

En el 2015 POR ESTO! informó que los focos rojos se prendieron en Quintana Roo de nueva cuenta en materia de tráfico de madera preciosa dentro del estado, tras el operativo de la  Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) que  clausuró un predio en el Área de Protección de Flora y Fauna Bala’an K’aax en el 2015.

La autoridad ambiental clausuró el predio debido a que se extraía madera preciosa sin permisos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). El área está ubicada entre los municipios de Othón P. Blanco y José María Morelos con una extensión de tierra de 128 mil hectáreas protegidas.
La alerta se encendió debido a que la Profepa confirmó que Quintana Roo se ha convertido en parte de la ruta de tráfico ilegal de madera preciosa que sale a las principales ciudades de Europa y Asia, a través del puerto de Progreso, Yucatán.
Sobre esto, la Procuraduría detalló que luego de una visita de inspección como parte del Programa de Manejo Forestal para el Aprovechamiento de Recursos Maderables, se detectó actividad en el Área de Protección de Flora y Fauna Bala’an K’aax, fuera del periodo autorizado.
Además de suspender las actividades para el aprovechamiento de los árboles en el Conjunto Aguada-La Presumida, la Profepa aseguró 74.4 metros cúbicos de madera de chechén, tzalam, chicozapote, ciricote, chacteviga y pucté, entre otras.
Debido a los incumplimientos encontrados al momento de la inspección, se impusieron las clausuras temporal total y la suspensión temporal total de las actividades relacionadas al aprovechamiento del arbolado en el predio citado.
La delegación federal de la Profepa en Quinta Roo solicitó a la Subprocuraduría Jurídica dar seguimiento al procedimiento administrativo iniciado por esta autoridad.
También pidió a la Semarnat revocar la autorización del citado programa de manejo, la suspensión del Registro Forestal Nacional del prestador de servicios técnicos forestales e interponer la denuncia penal correspondiente.

La ruta del tráfico de madera preciosa
Desde el mes de mayo del año pasado, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Conanp, reconoció la existencia de una red de tráfico de tala de maderas preciosas dentro del circuito de la Península de Yucatán, la cual podría estar relacionada con hechos delictivos de mayor impacto.
Dentro de esta red, sostuvo el delegado regional de la Conanp, Ricardo Gómez Lozano, el punto neurálgico es la zona de Calakmul en Campeche, así como el puerto de Progreso en Yucatán y el punto Put que une a los dos estados mencionados con Quintana Roo.
Además, la red está bien organizada y estaría vinculada a delitos de alto impacto, pues la Comisión ha detectado que son grupos armados los que se han organizado para llevar a cabo el tráfico de madera en la península, principalmente de cedro y caoba.
Se trata de un problema serio que ha orillado a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Conanp, así como a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Semarnat, a solicitar la intervención del Ejército y policías tanto estatales como municipales de las tres entidades que conforman la Península de Yucatán.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *